La x marca el lugar.

Tinta Irreversible.

Polosecki es una revista.

Polosecki es una de esas revistas que deberían darle a cada uno de esos viajeros que se niegan a ser turistas y que cuando pasan por Córdoba van en busca de algo más que los habituales atractivos. A esas personas que tienen la extraña intención de conocer el alma de las cosas.
No es seguro que Polosecki retrate con tanta precisión el alma de Córdoba, pero es un zoom bastante poderoso sobre algunas de sus zonas más oscuras y encantadoras.

“Hay algo peor que la angustia de la página en blanco.
Algo peor que no tener ninguna historia que contar:
es haber oído demasiadas, y no poder olvidarlas.”


jueves, 27 de junio de 2013

Culiado Por Lucas Moreno

Ping Pong del mal.

Cuánto daño me hicieron los cordobeses. The black people me robó cosas que nunca se deberían robar, los gringos hicieron la raspadita sobre mi corazón y los pelirrojos no me llamaron para hacer stand-up. Tampoco me eligieron para entrar a la casa de Gran Hermano.
Pero si giro la flecha, tampoco fui amable con los cordobeses. Soy un osito con felpa tóxica que desprende pelusas desde sus bordes descocidos. Por ejemplo, para hacerme el loco, escondí un frasco con un feto entre las mermeladas de un supermercado. Por actitudes así dicen que soy provocador. Puede ser. No me doy cuenta. Esto es un debate ético que Kant no lo supo resolver pero yo sí: uno jamás se imagina sobre el eje del mal; damos por sentado que estamos en el meridiano del bien y el mal es un desvío que al descubrirse nos facilita volver sobre la zona segura del bien. De rebote aparece el problema de la verdad pero eso es chamuyo posmoderno.
Amigos, el bien y el mal son nuestros constituyentes esenciales. Cuando decidamos usar pins del ying y el yang en lugar de escarapelas, el mundo será un lugar mejor, van a ver. Los quiero mucho y que descansen. Hasta mañana.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario