La x marca el lugar.

Tinta Irreversible.

Polosecki es una revista.

Polosecki es una de esas revistas que deberían darle a cada uno de esos viajeros que se niegan a ser turistas y que cuando pasan por Córdoba van en busca de algo más que los habituales atractivos. A esas personas que tienen la extraña intención de conocer el alma de las cosas.
No es seguro que Polosecki retrate con tanta precisión el alma de Córdoba, pero es un zoom bastante poderoso sobre algunas de sus zonas más oscuras y encantadoras.

“Hay algo peor que la angustia de la página en blanco.
Algo peor que no tener ninguna historia que contar:
es haber oído demasiadas, y no poder olvidarlas.”


sábado, 22 de junio de 2013

Por Víctor Brizuela III

Underground, desafíos y un destino por demás cierto. 


Estar debajo de la tierra es una situación por lo menos comprometida, primero con uno mismo por una cuestión de supervivencia, falta de aire y tierra de sobra en los pulmones. 
Después para con el resto (nosotros, todos, ellos); en función de tomar posición de cimiento desde donde se pueda construir un "OverGround" que el Under controle desde abajo para que no se le ocurra torcerse en dirección contraria a la que disponga el Underground dominante... en ése caso las raíces Under se encargarán de levantar las veredas hasta que esa construcción que respira, vive y se relaciona con el mundo llámese cultura, mainstream o lo que sea tenga que ser destruída sin poder resistirse a lo que en ése momento se habrá convertido en su peor archi enemigo: El Villano del Underground.

Como toda buena historia heróica no hay Super Héroes si no hay Villanos; y en todos los casos mas que las buenas intenciones para con la sociedad que tienen los Héroes son los Villanos los que les dan su identidad de salvadores del pueblo, al plantarse en contra y marcarle desde el no-ejemplo las cosas que tienen que hacer casi por obligación. 

Habría que pensar que escenario mas aburrido sería (es?) una sociedad que se jacte de vivir en la Cultura sin considerar a una Contracultura sucia y malvada proveniente del Underground. Sería todo demasiado limpio y pulcro, digno de la peor y mas larga de las siestas.
 
A la vez de legitimar al Mainstream como Héroe popular "El Villano del Underground" tiene la misión de trenzarse en eternas batallas de contraposiciones; que es lo que genera un buen terreno para tomar posición entre buenos y malos y de ahí en adelante tener a la creatividad y la velocidad de hacer, como único límite ante la inquietud y curiosidad para lograr lo que sea que uno quiera. 

Los optimistas incurables creemos que Córdoba tiene buenos villanos bien malos y sucios... con total capacidad de hacer las funciones de raíz creadora y destructora de Héroes de la Cultura dignos de enfrentar con todas las fuerzas, encontrarles el punto débil y destruirlos para después fortalecerlos y tener de ésta manera una guerra de cultura y contracultura, de overground y underground que le dé razón de ser a una escena que por momentos suena y se ve por demás bonita y amable. 

Quizás éste sea el momento justo y una horda de villanos esté lista para atacar con todas sus fuerzas a la bella Cultura; destruyéndola para reconstruirla reforzada y dándole el papel que tienen que tener en una ciudad que de a ratos parece necesitar un urgente llamado al despierte.  

El Underground es un villano necesario; hábil creador de monstruos culturales que la gente recibirá con la mejor de las bienvenidas, comprarán sus libros, leerán sus revistas, escucharán sus discos y aplaudirán sus manifestaciones artísticas. Todo regulado por la raíz malvada y creadora que al momento de aburrirse se alzará contra su creación para darle su nombre y función definitiva, regulando todo y marcándole a la Cultura Overground los urgentes puntos vacíos a llenar. 

La obviedad queda tan expuesta que se desnuda ante nosotros; no podemos sentarnos sobre lindos actos culturales sin buscar al villano sucio y paracultural... y que entre los dos den peleas que nos sacudan el aburrimiento mientras nosotros elegimos de que lado nos paramos. 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario