La x marca el lugar.

Tinta Irreversible.

Polosecki es una revista.

Polosecki es una de esas revistas que deberían darle a cada uno de esos viajeros que se niegan a ser turistas y que cuando pasan por Córdoba van en busca de algo más que los habituales atractivos. A esas personas que tienen la extraña intención de conocer el alma de las cosas.
No es seguro que Polosecki retrate con tanta precisión el alma de Córdoba, pero es un zoom bastante poderoso sobre algunas de sus zonas más oscuras y encantadoras.

“Hay algo peor que la angustia de la página en blanco.
Algo peor que no tener ninguna historia que contar:
es haber oído demasiadas, y no poder olvidarlas.”


domingo, 7 de julio de 2013

Goldar, la novia del escritor.



Por Iván Ferreyra

Maldita Goldar

El dueño del Hotel se esconde detrás de una ventanilla, se sorprende al verme con un skate en la mano y mis lentes de colores. Soledad se sumerge en una falsa decoración. Me dice que el cuarto vale veinte pesos la hora, me da la llave sin tocarme la mano y me indica que es la puerta a la derecha de la escalera. Tranquilamente podría sonar un banjo, pero la cumbia del abasto lo impide. La cama está cubierta de flores muertas de un cubrecama que no se cansa de mudarse. Soledad apuesta a su cuerpo y acomoda la máquina de fotos frente al espejo, tiene unas bragas con puntillas, sus pies son grandes y delicados. Para ella la civilización no existe, nos considera animales y eleva una sentencia. El mundo es una garcha atómica.  


Los elefantes te hacen llorar. Están llenos de recuerdos, Goldar les teme. Es recomendable quedarse cerca del pochoclo, es el único con libertad condicional. Sí tienen manzanas acarameladas te sentirás segura. Conseguir un lugar cerca de la jirafa. Bendito Zoológico. Una infancia triste y una luz, desahogarse en catarsis y su padre le compraba pirulines.

Goldar acciona

“Empiezo a hacer una acción desde el momento en el que me levanto, trato de conectarme con cada porción de mí, mi respiración, con mis tiempos vitales, a pesar de que esté trabajando, cogiendo, comiendo, ese día es de acción, es de conexión”.   

Goldar responde

¿Todas las azafatas van al cielo? En un Boeing todas las semanas.
¿Los ciegos usan lentes negros? Otros usan lentes negros porque no quieren ver.  
¿Los que insultan tienen madre? Hasta el más hijo de puta tiene madre. 
¿Donde esta la gente? En todos lados, somos un virus contaminante. 
¿Quién llena las canastas de mimbre? Los gatos ronroneadores y sus pelotas de lana.
¿Los tipos de gorra ocultan algo? Ideas fantásticas.
¿Escuchas y seguís? Escucho y me quedo parada ahí, a veces voy para el otro lado. 
¿Donde estás parada? En la crisis, la ignorancia y la duda.
¿Cuánto entretenimiento querés? El justo y necesario para olvidarme que a veces existo. 
¿Las calesitas marean? Marea no sacar la sortija nunca. 
¿Una mujer con pies sucios huele bien? Huele, que es importante.
¿Cuántos pasos diste en tu vida? Uno solo, haber nacido.
¿La mujer maravilla ronca? Sí, y cuando ronca brillan las estrellas.
¿Donde están los aborígenes? En una plaza esperando que Cristina los atienda.
¿Donde están los revolucionarios? Encerrados porque están en vías de extinción. 
¿Donde esta López? Ojalá lo supiéramos, está en nuestro deseo de que aparezca 
¿Donde están los sueños? En una botella de amarula
¿Donde esta el destino? No podría saberlo, no se definir esa palabra. No está en mi diccionario
¿Quienes tienen las respuestas a lo que buscamos? Cuando éramos chicos nuestras madres, hoy nadie

Goldar escribe

.Corto la muñeca profundamente
Y me dedico a nadar en mis propias y pequeñas miseria

**  **  ** 

Ayer llovió adentro mío
Mucho
Y se inundaron mis ideas
Con preguntas del tipo:
¿Para que carajo estamos acá?

**  **  **

Me acurruco en sus brazos
Como mi gata feliz en los míos
Ella por comida
Lo mío, más patético,
Mendigando amor

** ** **
Cae un caballo en paracaídas
Un gol en la cancha de Belgrano
Un típico domingo en Córdoba

*** *** ***

Una perla y un respirador
En un gris y húmedo sentir
La vida tiene la puta costumbre
De mostrarnos que acá estamos de prestado

*** *** **
Zambullida en unos ojos celeste
Como nunca
Y la pregunta de la niñez arremetió:
¿Cómo verá la gente de ojos claros?

*** *** ***
A las chicas como yo
No nos gustan los chicos como vos
Las chicas como yo
Estamos aún tratando de gustar de nosotras mismas

*** *** ***

NO ME TATUARE TU NOMBRE JAMAS

*** *** ***

Recostada en su sillón
Moriría en ese sillón
El problema sería que el pobre
Tendría que llamar a mis padres
Para que recojan el cadáver

*** *** ***
Las películas de terror me producen pesadillas

*** *** ***

Quiero verte
A vos más que a nadie
A vos que siempre me mostrás
Lo estúpida que puedo ser
 *** *** ***
No soy nada
Soy solo un saco de huesos y de ideas
Con demasiadas aspiraciones

 *** *** ***
Temerosa ante el desvanecimiento
La vida es muy frágil
Pendemos de un hilo
Todo el tiempo

*** *** ***

Estar inundada de apatía
Es hoy, mi propio infierno

*** *** ***

Quiero estrellarme
O que pase una estrella fugaz a la altura de mis ojos

*** *** **
Todo se vuelve negro
Sorda
El mundo entero gira sobre mí
Me recuesto
Intentando detener el tiempo y el espacio
Que me pesan

*** v*** ***
Me consumo en la intensidad
Al querer vivir intensamente

*** *** ***
Cortarse los brazos puede ser una descarga o un puto capricho
 *** *** ***

A veces escribo como anestesia.
****


Soledad Sánchez Goldar
Capital Federal 1977,
Actualmente en Río Ceballos, Córdoba
Artista.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario